Encuentro con Hernando Franco (2/5)

Por Noviembre 6, 2013
Precedente1 de 4Siguiente

Segunda parte de la entrevista a Hernando Franco, exiliado en Francia desde hace 30 años.

¿Puedes añadir algo sobre el ambiente que existía en la Universidad Nacional de Bogotá en esa época?

Fidel Castro en Naciones Unidas 1960 Fidel Castro en Naciones Unidas 1960/

En 1962, tres años despues del triunfo de la Revolución Cubana, las ideas de la necesidad de luchar por la liberación nacional habían hecho su camino en Colombia. Fidel Castro era el abanderado del combate por la dignidad de nuestros pueblos. En el movimiento estudiantil se vivía de manera ferviente el deseo de romper con el pasado de violencia que la clase dirigente había instaurado para mantener su hegemonía. Participaba en grupos de estudio sobre el pensamiento marxista. No obstante, seguía respondiendo a mis obligaciones académicas, a la vez que calmaba mi sed de descubrimientos en diferentes campos : en teatro, en literatura o en música principalmente. En esa época, las luchas en las que partipaba estaban inscritas en el marco universitario. Mi primera participación en una huelga estudiantil ocurrió en 1962 y tenía por objetivo la lucha por la reforma de los estatutos de la Universidad.

En 1964, se produce un evento de gran importancia, que contribuyó sensiblemente a ampliar el marco de mi compromiso político. El gobierno colombiano de la época, bajo la presion de Estados-Unidos, declaró la guerra a algunos asentamientos resultado de la resistencia campesina contra la violencia oficial de los años 50, Marquetalia, Rio Chiquito, El Pato y El Guayabero, núcleos que más tarde dieron origen a las Farc. En la Facultad de Ingenieria, en la que estudiaba, decidimos declararnos en huelga y así manifestar nuestra solidaridad con los campesinos perseguidos. Esta huelga se consideró un éxito político, ya que una Facultad tradicionalmente de derecha, apoyaba el movimiento campesino. Mucha gente como yo nos politizamos en esa época.

Camilo Torres Restrepo

Camilo Torres Restrepo

En 1965, tiene lugar la creación del ELN al que apoyamos desde un comienzo. En ese marco, conocí a personalidades de importancia para mi, a Francisco Muñoz, abogado de la Universidad Libre a quien Fabio Vasquez asesinó años más tarde, a Germán Sarmiento a quien encontré en París años después y con quien me unió una gran amistad, a Julio Cesar Cortés, a Armando Correa. La mayoría de los dirigentes del movimiento estudiantil terminaron desgraciadamente asesinados unos detrás de otros y casi siempre por orden de Fabio Vasquez. Adherí al Frente Unido del cura Camilo Torres y participé en la campaña de alfabetización en los barrios populares de Bogotá. En 1965, decidí militar activamente en la red urbana del ELN. Lo que hice hasta 1969, primero siendo estudiante, luego trabajando como ingeniero hasta el 69.

¿Alguna personalidad te marcó particularmente en este período de tu vida ?

Si, una persona incidió en mi mente de manera durable. Guillermo Puyana Mutis, había sido un dirigente de la Juventud del MRL. Hizo estudios de Derecho en la Universidad Nacional y más tarde fué un destacado abogado penalista. Me ayudó a adquirir una formación intelectual en el marxismo-leninismo, próxima a la línea de pensamiento del Partido Comunista Chino de la época. En efecto, él se había estudiado en la escuela de cuadros del Ejercito Popular de Liberación chino. La formación que nos daba consistía en inculcarnos ideas que aunque simples tenían una gran profundidad. Siempre se trataba de ideas ligadas a la lucha política. Aprendimos muy pronto que había que buscar la verdad en los hechos. Esto que digo parece simplista, dicho así, pero esta formación al marxismo era novedosa en esa época, al menos para nosotros, ya que precisamente rompía con un pensamiento basado en una ideología maniquea. Aprendimos a analizar los hechos de manera metódica, teniendo en cuenta las contradicciones de manera dialéctica. Esta manera de pensar tenía un objetivo eminentemente práctico y voluntarista. Era realmente una escuela de la voluntad ! Nos convertíamos así en hombres de acción. Partíamos de la constatación de la realidad presente con miras a su transformación radical. Buscábamos lo que había que hacer para lograr el objetivo de un mundo más justo. Guillermo Puyana era un hombre particularmente inteligente y sagaz. Más tarde, estuvo en la embajada colombiana en China, como Ministro Consejero. Fué un gran abogado penalista, siempre cercano a la izquierda y al mundo sindical. Sin embargo, después de su ruptura temprana con el ELN, permaneció al margen de la lucha armada, cuando nosotros estábamos insertos en ella.

Precedente1 de 4Siguiente